Frecuencia de los componentes antropométricos del Síndrome Metabólico en niños de primaria de la ciudad de Xalapa

Resumen

El Síndrome Metabólico es el conjunto de factores de riesgo cardiovascular: obesidad abdominal, resistencia a la insulina, niveles bajos de colesterol HDL, elevados de triglicéridos e hipertensión. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, este síndrome se ha convertido en una epidemia mundial, principalmente por su relación con la obesidad y la resistencia a la insulina. En México la población infantil se encuentra en riesgo por ocupar el primer lugar mundial de obesidad infantil. De acuerdo a lo reportado por la ENSANUT 2016, el porcentaje de niños de entre 5-11 años de edad con sobrepeso y obesidad es de 33.2%. En grupos de 12-19 el porcentaje de sobrepeso y obesidad es de 36.3%, el porcentaje de casos de hipertensión es de 8.3% incluyendo a individuos con diagnóstico médico previo y los hallazgos encontrados en la encuesta, y el porcentaje de sujetos con diabetes mellitus diagnóstico previo es del 1% (Hernández, 2016). Es de gran importancia el análisis de la presencia de los componentes de Síndrome Metabólico en la población infantil. En este trabajo se estudió la frecuencia de hipertensión arterial, obesidad y signos fenotípicos de resistencia a la insulina (componentes antropométricos del Síndrome Metabólico) en niños de sexto año de primaria. El estudio incluyó a 127 niños de ambos sexos de entre 10 y 14 años de escuelas de primaria de la ciudad de Xalapa, Veracruz. Se evaluaron componentes antropométricos del SM (peso, talla, IMC, presencia de signos fenotípicos de resistencia a la insulina y tensión arterial). Además se aplicó un cuestionario para obtener datos acerca de conductas alimentarias. Los resultados muestran un alto porcentaje de sobrepeso y obesidad en esta población y un 15% de los niños presenta, al menos, un criterio más del Síndrome Metabólico (hipertensión o resistencia a la insulina). Por otro lado se observó que al menos una comida la hacen fuera de casa sin la supervisión de los padres (el refrigerio del receso escolar) y que los alimentos son obtenidos ya sea en la escuela o fuera de ella, sin ningún control de algún adulto. Además los datos mostraron que un 33% consumían algún tipo de bebida azucarada como parte de su alimentación diaria. Los resultados de este estudio permiten observar una alta prevalencia de obesidad en la población infantil y una prevalencia de SM relativa a lo publicado por la Organización Mundial de la Salud. El presente trabajo permite ver la urgencia de un estudio mayor en el estado de Veracruz para detectar el SM y conductas de riesgo que lleven a los niños a desarrollar las complicaciones de este.
PDF